Educación

Cuidados de tu cristalería RIEDEL: Consejos para lavar en el lavavajillas, a mano y para pulir

''

Has hecho una inversión en aumentar el disfrute del vino, no dejes de lado el cuidado y la limpieza y ¡disfruta de tu cristalería todos los días! Nuestras sencillas instrucciones dan consejos sobre cómo lavar, secar, abrillantar y almacenar los productos de cristal para que tengan una vida duradera.

''

Nuestros mejores consejos

Las copas siempre se deben lavar cuidadosamente.

La mayoría de las copas RIEDEL son aptas para el lavavajillas y, cuando se colocan correctamente, pueden pasar al menos por 1 000 ciclos de lavado sin mostrar cambios en el color, el brillo o la transparencia.

Las copas RIEDEL marcadas o empaquetadas en envases con la etiqueta «lavar solo a mano» o «no apto para el lavavajillas», o si no se indica ninguna instrucción de cuidado/limpieza en la caja, significa que no son aptas para el lavavajillas y que se deben lavar a mano.
  • Las copas siempre se deben lavar cuidadosamente.
  • La mayoría de las copas RIEDEL son aptas para el lavavajillas y, cuando se colocan correctamente, pueden pasar al menos por 1 000 ciclos de lavado sin mostrar cambios en el color, el brillo o la transparencia. 
  • Las copas RIEDEL marcadas o empaquetadas en envases con la etiqueta «lavar solo a mano» o «no apto para el lavavajillas», o si no se indica ninguna instrucción de cuidado/limpieza en la caja, significa que no son aptas para el lavavajillas y que se deben lavar a mano.

Si se utiliza un lavavajillas:

  • La mejor manera de cuidar la cristalería es evitando los detergentes fuertes y seleccionando un ciclo de lavado corto y a baja temperatura.
  • A la hora de cargar el lavavajillas con las copas, asegúrate de que están bien separadas para que no se toquen entre sí ni con nada.
  • Te recomendamos utilizar un rack para copas en el lavavajillas, porque proporciona estabilidad y evita que se muevan.
  • Para evitar las manchas y el enturbiamiento utiliza agua blanda (de bajo contenido mineral).
  • Evita los arañazos en las copas impidiendo el contacto de las copas con otros objetos de cristal o metal.
  • Si se lavan a mano:
  • Si lavas las copas a mano, utiliza agua tibia (usa detergente y enjuaga las copas cuidadosamente).
  • Para eliminar las manchas superficiales sumerge las copas en vinagre blanco.
  • Para evitar los residuos de detergente, debes aclarar las copas a fondo con agua limpia. 

Secado y pulido a mano:

  • Para secar y sacar brillo a las copas, utiliza dos paños de secar.
  • Mientras seques o saques brillo a la copa, nunca sujetes la base y el cáliz al mismo tiempo porque cualquier torsión o presión puede hacer que el tallo se rompa.
  • Para secar o sacar brillo al cáliz de la copa, evita sujetarla por el tallo o la base, ya que el tallo puede romperse por su punto más estrecho si la copa se maneja erróneamente. 
  • Primero, sujeta la copa con un paño de secar por debajo del cáliz de la copa y con el segundo paño de secar en la otra mano, saca brillo cuidadosamente al cáliz por dentro y por fuera. Después, sujeta la copa por la base y saca brillo a la base cuidadosamente.
  • Evita secar las copas boca abajo en una rejilla metálica, ya que los bordes se podrían astillar.
  • Evita utilizar un paño de cocina para secar o pulir, ya que podría dañar las copas, en su lugar utilice un paño de microfibra.
  • Recomendamos utilizar un paño de microfibra para pulir RIEDEL, el cual se seca rápidamente y pule sin dejar pelusas cuando se lava correctamente (véase más abajo).
  • Lava los paños para secar a temperatura de ebullición (para eliminar las bacterias) con jabón inodoro.
  • No utilices suavizante de ropa para lavar o secar los paños (así se evita la película de grasa en la superficie).
  • Evita guardar las copas en armarios de cocina cerca de productos con olores fuertes porque pueden influir en el cristal y tener un efecto negativo sobre el vino.

¿Qué significa «apto para el lavavajillas»?

La mayoría de las copas RIEDEL son aptas para el lavavajillas y, cuando se colocan correctamente, pueden pasar al menos por 1 000 ciclos de lavado sin mostrar cambios en el color, el brillo o la transparencia. Las copas RIEDEL marcadas o empaquetadas en envases con la etiqueta «lavar solo a mano» o «no apto para el lavavajillas», o si no se indica ninguna instrucción de cuidado/limpieza en la caja, significa que no son aptas para el lavavajillas y que se deben lavar a mano.

¿Cómo lavar las copas?

La mayoría de las copas RIEDEL son aptas para el lavavajillas y, cuando se colocan correctamente, pueden pasar al menos por 1 000 ciclos de lavado sin mostrar cambios en el color, el brillo o la transparencia. Las copas RIEDEL marcadas o empaquetadas en envases con la etiqueta «lavar solo a mano» o «no apto para el lavavajillas», o si no se indica ninguna instrucción de cuidado/limpieza en la caja, significa que no son aptas para el lavavajillas y que se deben lavar a mano.

Si se utiliza un lavavajillas: 

  • La mejor manera de cuidar la cristalería es evitando los detergentes fuertes y seleccionando un ciclo de lavado corto y a baja temperatura.
  • A la hora de cargar el lavavajillas con las copas, asegúrate de que están bien separadas para que no se toquen entre sí ni con nada.
  • Si es posible, carga las copas en el rack superior y utiliza el portavasos si tu lavavajillas tiene uno. Este tipo de sujeciones para los vasos y copas tienen el objetivo de asegurar tus copas para que no se muevan durante el lavado. Cuando las coloques, asegúrate de que las copas no toquen nada a su alrededor como utensilios de metal o tazas y que estén colocadas adecuadamente para que no interfieran con otras rejillas o con los brazos aspersores.
  • Algunas copas RIEDEL son muy altas para caber en el soporte superior. Si tu lavavajillas dispone de un ciclo especial para el lavado de copas, estas pueden cargarse cuidadosamente en la rejilla inferior siguiendo las instrucciones anteriores. De lo contrario, será necesario lavarlas a mano.
  • Te recomendamos utilizar un rack para copas en el lavavajillas, porque proporciona estabilidad y evita que se muevan.
  • Para evitar las manchas y el enturbiamiento utiliza agua blanda (de bajo contenido mineral).
  • Evita los arañazos en las copas impidiendo el contacto de las copas con otros objetos de cristal o metal.
  • Utiliza pastillas de lavavajillas de buena calidad y especialmente recomendadas para cristalería. Como alternativa ecológica se puede utilizar vinagre blanco como abrillantador para conseguir un brillo ideal.

Lavado a mano y secado/pulido a mano:

  • Si lavas las copas a mano, utiliza agua tibia (usa detergente y enjuaga las copas cuidadosamente).
  • Para eliminar las manchas superficiales sumerge las copas en vinagre blanco.
  • Para evitar los residuos de detergente, debes aclarar las copas a fondo con agua limpia.  
  • Para secar y sacar brillo a las copas, utiliza dos paños de secar.
  • Mientras seques o saques brillo a la copa, nunca sujetes la base y el cáliz al mismo tiempo porque cualquier torsión o presión puede hacer que el tallo se rompa.
  • Para secar o sacar brillo al cáliz de la copa, evita sujetarla por el tallo o la base, ya que el tallo puede romperse por su punto más estrecho si la copa se maneja erróneamente. 
  • Primero, sujeta la copa con un paño de secar por debajo del cáliz de la copa y con el segundo paño de secar en la otra mano, saca brillo cuidadosamente al cáliz por dentro y por fuera. Después, sujeta la copa por la base y saca brillo a la base cuidadosamente.
  • Evita secar las copas boca abajo en una rejilla metálica, ya que los bordes se podrían astillar.
  • Evita utilizar un paño de cocina para secar o pulir, ya que podría dañar las copas, en su lugar utilice un paño de microfibra.
  • Recomendamos utilizar un paño de microfibra para pulir RIEDEL, el cual se seca rápidamente y pule sin dejar pelusas cuando se lava correctamente (véase más abajo).
  • Lava los paños para secar a temperatura de ebullición (para eliminar las bacterias) con jabón inodoro.
  • No utilices suavizante de ropa para lavar o secar los paños (así se evita la película de grasa en la superficie).
  • Evita guardar las copas en armarios de cocina cerca de productos con olores fuertes porque pueden influir en el cristal y tener un efecto negativo sobre el vino.
''

Secado y pulido a mano

  • Para secar y sacar brillo a las copas, utiliza dos paños de secar.
  • Mientras seques o saques brillo a la copa, nunca sujetes la base y el cáliz al mismo tiempo porque cualquier torsión o presión puede hacer que el tallo se rompa.
  • Para secar o sacar brillo al cáliz de la copa, evita sujetarla por el tallo o la base, ya que el tallo puede romperse por su punto más estrecho si la copa se maneja erróneamente. 
  • Primero, sujeta la copa con un paño de secar por debajo del cáliz de la copa y con el segundo paño de secar en la otra mano, saca brillo cuidadosamente al cáliz por dentro y por fuera. Después, sujeta la copa por la base y saca brillo a la base cuidadosamente.
  • Evita secar las copas boca abajo en una rejilla metálica, ya que los bordes se podrían astillar.
  • Evita utilizar un paño de cocina para secar o pulir, ya que podría dañar las copas, en su lugar utilice un paño de microfibra.
  • Recomendamos utilizar un paño de microfibra para pulir RIEDEL, el cual se seca rápidamente y pule sin dejar pelusas cuando se lava correctamente (véase más abajo).
  • Lava los paños para secar a temperatura de ebullición (para eliminar las bacterias) con jabón inodoro.
  • No utilices suavizante de ropa para lavar o secar los paños (así se evita la película de grasa en la superficie).
  • Evita guardar las copas en armarios de cocina cerca de productos con olores fuertes porque pueden influir en el cristal y tener un efecto negativo sobre el vino.
  • Para conseguir un brillo extra, mantén cuidadosamente el cáliz de la copa sobre vapor de agua hirviendo antes de pulirlo.
  • ¡Observa el resultado perfecto!

Cómo lavar el paño de microfibra para pulir RIEDEL:

  • Lava el paño a temperatura de ebullición (para eliminar las bacterias) con jabón inodoro.
  • Debe lavarse a máquina a mínimo 170° F/75° C.
  • Evita utilizar suavizante de ropa para aclarar tu paño de microfibra para pulir porque esto puede ocasionar una película de grasa que se transfiere a la superficie de tus copas.
  • Importante: los paños de microfibra no se deben meter en la secadora. 

Almacenamiento

  • Guarda tus copas en un armario cerrado, lejos de los fogones y del horno para evitar que se acumulen los olores de la cocina, o que se acumule polvo o suciedad entre los usos.
  • Guárdalas de pie, colocadas sobre la base para asegurarte de que no se astillan los bordes cuando las saques y metas al armario.
  • Evita guardar las copas en su envase o caja porque adoptarán un olor a moho y a cartón que interferirá con el aroma del vino.
  • Evita almacenar las copas en una habitación o sótano con temperatura o humedad controlada porque estas condiciones pueden afectar al brillo y la claridad del cristal.